De carne y flor

«Solía arrancarme el pulso, gastar la rabia, cansada de deshacerme a golpe de golpe tras golpe. Hasta que decidí derramarme en el impulso animal de la supervivencia».